Claves para potenciar una autoestima sana

autoestima

La autoestima es la capacidad que tiene una persona para valorarse, respetarse y aceptarse a sí misma tal y como es. Se podría definir también como el conjunto de actitudes, sentimientos y pensamientos que uno tiene sobre sí mismo. 

Actualmente, la baja autoestima es uno de los problemas más frecuentes en nuestra sociedad, ocasionando múltiples interferencias en nuestro funcionamiento cotidiano. Es habitual que una percepción negativa sobre uno mismo conlleve a otro tipo de problemas por los que mucha gente acude a un especialista de la salud mental, entre los que destacan síntomas de ansiedad, depresión o estrés.

Una persona con autoestima baja es común que no se considere lo suficientemente buena, que sea demasiado exigente consigo misma, que la inseguridad predomine en múltiples situaciones, que pierda mucha energía en tratar de ganarse la aprobación de los demás o que dependa de otras personas para sentirse plena y feliz. Por tanto, estaríamos hablando de una persona que no es capaz de ver lo que vale, que no se siente querida y que se ha envuelto en una espiral de pesimismo constante.

 

¿Cómo podría renovar mi autoestima?

Pero, ¿y cómo podría renovar mi autoestima? Un primer punto a tener en cuenta podría ser el de cambiar nuestro diálogo interno, es decir, la manera en la que uno se haba a sí mismo. Es fundamental aceptar que no somos perfectos ni tampoco pretender serlo. Debemos ser realistas en cuanto a nuestras virtudes y defectos, además de ser más compasivos con aquello que menos nos agrade de nosotros mismos.

Otro punto a considerar es la de evitar la comparación con los demás. Cada persona es única y diferente, por lo que es importante centrarnos en nosotros mismos y en nuestra vida. Invertir la mayor parte de nuestro tiempo en idealizar la vida de otros, solo nos llevará a experimentar envida y resentimiento. Todos tenemos algo bueno con lo que poder contribuir, y de nosotros depende encontrar el camino adecuado.

Algo que también contribuye a aumentar nuestra autoestima es criticarse de forma constructiva. No solo debemos aprender a encajar las críticas de un modo que no nos limiten o afecten, sino que, además, es importante que todo lo que nos digamos sirva para hacernos mejorar, para no estancarnos ni culpabilizarnos.

Así mismo, otro aspecto que nos puede ayudar a mejorar nuestra autoestima es soltar lastres. Hay personas que cargan mochilas llenas de trabajos que no les satisfacen, relaciones que no les aportan nada o hábitos que no les gustan, de ahí la importancia de tomar el control sobre la situación para tratar de cambiarla.

Finalmente, otra manera positiva de contribuir a que nuestra autoestima se incremente es la de practicar la autocompasión. Se trataría de que cada noche, antes de acostarse, cada uno de nosotros pensara acerca de todas las cosas buenas que le han pasado a lo largo del día, de todos los retos que ha superado y de todos los errores de los que ha aprendido. 

Recuerda que la única persona que tiene la capacidad y el poder de cambiar tu vida, eres tú mismo, y que una autoestima sana no es solo un regalo para ti, sino también para los demás.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

13 − cinco =