El impacto de las redes sociales sobre nuestra salud mental

psicólogas en valladolid

Las redes sociales

Las redes sociales se han convertido en una ventana al mundo desde la que configuramos nuestra propia identidad, mostramos lo que somos y lo que hacemos, nos expresamos, y/o formamos y construimos relaciones. Vivimos conectados a internet las 24 horas del día: lo empleamos para estudiar y para trabajar, pero también para entretenernos y relacionarnos con nuestros familiares y amigos. Sin embargo, ¿hemos valorado lo suficiente los riesgos que suponen las redes sociales? Inseguridades, faltas de respecto y la perspectiva de que la vida de los demás es mejor que la propia son algunos de los peligros de estas plataformas sociales. 

El objetivo de las redes sociales

Además de estar influyendo en dar un exceso de importancia sobre la imagen física, las redes sociales están hechas para generar adicción.  Los estudios señalan que la mayor incidencia del uso de las redes sociales se da entre los jóvenes de 15 a 25 años, una franja de edad clave en el desarrollo emocional y psicosocial de las personas. Por ello, se requiere una mayor comprensión del impacto que tienen las redes sociales en los jóvenes, poniendo especial interés en cómo estas pueden afectar a su salud mental.

Instagram o TikTok son ejemplos de redes sociales que basan gran parte de su actividad en la imagen, provocando una gran influencia en la percepción propia. Muchas personas dependen de la aprobación o valoración de otros, a través de likes o comentarios, para construir una imagen positiva propia.

 Ver el supuesto estilo de vida y la imagen, ambos, en realidad, distorsionados por el filtro de las redes, de personas cercanas, famosos o personajes que se admiran, incita a llevar a cabo un esfuerzo constante por estar “a ese nivel” y cumplir con unas expectativas, en la mayoría de los casos, nada realistas.

Las plataformas sociales son conscientes de la gran influencia que pueden ejercer sobre los usuarios más jóvenes y por eso han adoptado medidas dirigidas a promover contenidos que contribuyan a una buena salud mental: hacer ejercicio y estar activos, realizar comentarios positivos hacia otros usuarios, eliminar los insultos o comentarios agresivos y ofrecer ayuda a aquellos usuarios que lo necesiten. 

Sin embargo, estas mismas plataformas sociales, también hacen mucho dinero con los contenidos que se publican en redes, especialmente aquellos que son polémicos o que implican a personajes famosos. En estos casos, los códigos de conducta no se aplican a todos los usuarios por igual.

Efectos negativos de un uso abusivo

Tal y como recogen algunas investigaciones, entre los efectos negativos que puede generar un uso abusivo de las redes sociales, podemos destacar:

  • Sintomatología ansioso depresiva: Esto ocurre, por ejemplo, cuando la persona tiene un fuerte deseo de conectarse y no puede, o cuando siente que no está a la altura de los demás y que no es suficiente. Ver amigos constantemente de vacaciones o disfrutando, puede hacer que los jóvenes sientan que se están perdiendo cosas mientras que otros disfrutan de la vida. Estos sentimientos pueden promover comparaciones y un sentimiento de desesperación.
  • Alteraciones en el sueño: El uso de dispositivos electrónicos justo antes de irse a dormir puede provocar problemas de sueño. Numerosos estudios han demostrado que el uso redes sociales tiene una asociación significativa con la mala calidad del sueño en los más jóvenes. Se piensa que el uso de luces LED antes del sueño, puede interferir y bloquear procesos naturales en el cerebro que desencadenan sensaciones de somnolencia, así como la liberación de la hormona del sueño, la melatonina. Esto significa que se tarda más en dormir y las personas terminan consiguiendo menos horas de sueño cada noche.
  • Dependencia o adicción: FOMO es el término que se emplea para designar a la ansiedad por estar desconectado. Estas personas, cuando no están conectadas, sienten ansiedad porque piensan que se están perdiendo cosas que están ocurriendo en las redes sociales.
  • Alteraciones en la imagen corporal. Investigaciones recientes concluyen que un mayor uso de las redes sociales también genera una mayor insatisfacción con el propio cuerpo. Hay 10 millones de fotografías nuevas cargadas solamente en Facebook cada hora, ofreciendo constantemente posibilidad de compararse. Un estudio también ha demostrado que las chicas manifestaban un deseo para cambiar su apariencia como la cara, el pelo y/o la piel después de pasar un cierto tiempo en Facebook.
  • Baja autoestima: Como en el caso de la insatisfacción con la imagen corporal, también hay estudios que concluyen que, a mayor uso de redes, menor autoestima. Las imágenes, a menudo poco realistas que se ofrecen en las redes sociales, pueden hacer que los jóvenes manifiesten la búsqueda de un perfeccionismo que no existe en la vida real.
  • Dejar de lado relaciones presenciales, intereses y/o aficiones.

Psicólogos en Valladolid

Si crees que podrías tener un problema con el uso que haces de las redes sociales, sería conveniente que empezaras por poner distancia y que intentaras tomarte un tiempo fuera de ellas, pero siempre unido a un trabajo personal, para, de ese modo, poder evitar volver posteriormente a los mismos hábitos que tenías.

Es decir, no basta solo con alejarse un tiempo de las redes, sino que también es necesario desarrollar recursos psicológicos que nos permitan hacer un uso responsable de ellas.

Además, esta también puede ser la manera de evaluar con claridad en qué grado somos dependientes y la importancia que le damos a las redes en nuestro día a día.

Si buscas ayuda, Psania cuenta con un equipo de psicólogas preparadas para darte herramientas y ayudarte a abordar este problema.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

tres × 1 =