Estrés, ansiedad y fatiga emocional causados por covid

estrés y procesos emocionales

Todo cambió

Unos 11 meses han pasado ya desde que nuestra cotidianidad, tal como la conocíamos se puso “patas arriba”. Y a pesar de que a lo que vino después, se le dio en llamar “nueva normalidad”, de normalidad nada de nada. Y la muestra más representativa es el estado emocional y psicológico que la gente empieza a tener. La fatiga y el cansancio emocional, la desmotivación, la ansiedad se han vuelto compañeros permanentes en este viaje.

El hecho de no poder tener acceso a un montón de actividades que pertenecían al ámbito de la desconexión de la rutina laboral: clases de baile, de pintura, gimnasios, cañas, comidas con
amigos y familiares etc. creemos que está aumentando los niveles de ansiedad. De forma que la intranquilidad, la irritabilidad, el nerviosismo se acrecientan.

 

Falta de contacto

A todo esto, se añade el hecho de que no nos relacionamos con los nuestros. Puede que haya gente que hace meses que no ve a familiares de otras comunidades. Para salir de paseo (que
no de cañas), de paseo hay que coger cita: que finalmente no viene óscar, pues que se venga el Juli… hasta hacer el cupo. Se cumplen las normas, pero el coste que todo esto esta teniendo
tanto en cuanto van pasando los días, las semanas, es elevado.

Una expresión que en las tres últimas semanas hemos escuchado por activa y por pasiva en toda la gente con la que trabajamos, pero también a amigos y familiares es “tengo la sensación 
de que solo trabajo. Todo es trabajo”.

Con ello la sensación de cansancio y de apatía empiezan a ser de una intensidad tal, que afecta  a la salud emocional, a la salud física consecuentemente, así como incluso al rendimiento laboral.

pautas para el coronavirus

El cerebro para que este sano, necesita diariamente tener actividades satisfactorias que no supongan esfuerzo. Por ello, ir al gimnasio, danzar en clase, tomar una caña entre risas con
amigos etc. es básico para mantener la salud psicológica o emocional. Cuando no se lo damos, éste que, si lo necesita, empieza a ponerse en alarma o alerta y comienza a segregar hormonas como la adrenalina o el cortisol. Que son hormonas responsables de la ansiedad o estrés. Por esta razón los niveles de ansiedad y estrés están en aumento.

Cuando los niveles de estas hormonas son más altos, un día, no sucede nada. Pero cuando esto es así todos los días, el organismo entra en fase de agotamiento; de aquí esa sensación de
cansancio o fatiga que mucha gente comienza a presentar.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

5 × uno =