Programa de entrenamiento asertivo

tratamientos especializados psicologicos

Aprendiendo a decir que no, aceptación de críticas, elaboración de críticas

A la hora de relacionarnos con los demás se pueden destacar diferentes tipos de conductas:

  • Conducta PASIVA: Es aquella en la que sentimos que se han transgredido de algún modo los propios derechos y no somos capaces de expresar abiertamente nuestros sentimientos, pensamientos u opiniones, o al expresarlos lo hacemos de una forma autoderrotista, con disculpas y con falta de confianza, de tal modo que los demás no nos suelen hacer caso. Es una falta de respeto hacia nuestras propias necesidades.
  • Conducta AGRESIVA: este tipo de conducta es la que nos lleva a defender los derechos personales y a expresar nuestros pensamientos, sentimientos y opiniones de una manera inapropiada, explosiva y transgrede en la mayoría de los casos los derechos de las otras personas. Se puede expresar de forma directa: incluyendo ofensas verbales, insultos, amenazas y comentarios humillantes. El componente no verbal puede incluir gestos hostiles o amenazantes como las miradas intensas e incluso los ataques físicos. Y también se puede dar de forma indirecta, que incluye comentarios sarcásticos y rencorosos, murmuraciones
    maliciosas. El objetivo habitual de la agresión es la dominación de las otras personas.
  • Conducta PASIVO- AGRESIVA: que incluiría las dos anteriores según en contexto y situación.
  • Conducta ASERTIVA: forma de comportamiento social que favorece que nuestras relaciones sean cordiales, pero sin por ello dejarnos llevar por la pasividad o dejarnos pisar por el otro. Saber expresar nuestras propias opiniones y creencias delante de los demás con corrección y aceptando también las de otros.

Es importante tener en cuenta, y trabajar a lo largo de este entrenamiento algunas de las creencias que favorecen estas conductas pasiva y agresiva:

Creencias que favorecen la conducta pasiva

    1. Comportarse de forma asertiva, intentando defender mis derechos e intereses personales, es negativo. Si me comporto de esta forma, las otras personas se sentirán molestas y dejarán de apreciarme y de considerarme su amigo/a.
    2. Yo no me merezco el respeto de….
    3. Yo no tengo derecho a pedirle ayuda a nadie ni a negarle mi ayuda a otra persona.
    4. Yo no tengo derecho a sentirme triste, enfadado, etc.
    5. No puedo equivocarme ni en mis comportamientos ni en mi opinión sobre algo.

 

Creencias que favorecen la conducta agresiva

    1. Solo yo tengo derecho a ser respetado….los demás no merecen mi respeto.
    2.  Sólo yo tengo derecho a pedir ayuda y los demás no pueden negarse. Solo yo
      puedo negarme a prestar mi ayuda a otros.
    3.  Sólo yo tengo derecho a sentirme triste, enfadado….y decirlo, cómo se sientan
      ellos/as es su problema, a mí no me importa absolutamente nada.
    4. Sólo yo puedo equivocarme.

Todos los seres humanos, por el mero hecho de serlo tienen derecho a :

    • Equivocarse alguna vez.
    • Hacer las cosas de forma imperfecta
    • No saber algo.
    • No entender algo.
    • Actuar de modo diferente a como los demás desearían que actuase.
      Pensar de manera propia y diferente.
    • Cambiar sus opiniones.
    • Aceptar y rechazar críticas o quejas.
    • Hacer peticiones.
    • Rechazar una petición.
    • Decidir la importancia que tienen las cosas.
    • Expresar sus sentimientos (estar alegre, triste, enfadado…).
    • Elogiar y recibir elogios.

CONDUCTAS ASERTIVAS a entrenar

Son un conjunto de técnicas que nos permiten realizar conductas asertivas cuando tenemos dificultad en que éstas nos salgan de forma natural. Algunas de ellas son:

    • Disco Rayado: repetir una y otra vez tu afirmación sin alzar la voz, de manera calmada, sin agresividad verbal y sin entrar en provocaciones.
    • Banco de Niebla: consiste en dar la razón a la persona, pero sin la intención inmediata de seguir discutiendo sobre el tema inicial para no agravarlo. Cuidando mucho el tono.
    • Técnica para el cambio: consiste en enfocar la discusión, es decir, se sale fuera del foco de la discusión para adoptar una visión global para que posibilite relativizar la propia discusión.
    • Técnica de la pregunta asertiva: tiene como punto de partida pensar que la crítica hecha por nuestro interlocutor es positiva. Así se consigue que la persona con la que se discute deje de ser tu enemigo para pasar a ser tu aliado. Para ello se formula una pregunta en la que se incide en la manera en cómo se puede
      mejorar.
    • Técnica de ignorar: cuando el interlocutor está muy nervioso, alterado o enfadado. Proponiendo dejar la conversación para otro momento.
    • Asertividad Positiva: consiste en expresar auténtico afecto y aprecio por otras personas. Uno se mantiene atento a lo bueno y valioso que hay en los demás y habiéndose dado cuenta de ello, la persona asertiva está dispuesta a reconocer generosamente eso bueno y valioso y comunicarlo de manera verbal y no verbal.
    • Asertividad Empática: permite entender, comprender y actuar basado en las necesidades de mi interlocutor, de igual manera permite que seamos entendidos y comprendidos.
    • Asertividad Confrontativa: resulta útil cuando percibimos una aparente contradicción entre las palabras y los hechos de nuestro interlocutor. Entonces se describe lo que el otro dijo que haría y lo que realmente hizo. Luego se expresa claramente lo que uno desea. Con serenidad en la voz y en las palabras, sin tono de acusación.

Si estás interesado en el entrenamiento asertivo y quieres consultar más información te puedes poner en contacto con nosotros.

También puedes consultar los servicios que ofrecemos en Psania

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

20 − 16 =