Respiración diafragmática.

Cuando estamos nerviosos, angustiados, estresados en nuestro interior se está lidiando una batalla hormonal.

Nuestro organismo ante esas situaciones segrega una gran cantidad de hormonas. Una de ellas, la adrenalina es la responsable de que el corazón bombee más rápido. Al bombear más deprisa el ritmo de la respiración se altera, se hace más irregular pues necesitamos más cantidad de oxígeno.

Esta técnica pretende obligar a tu organismo a recuperar el equilibrio en la respiración, de forma que poco a poco tu corazón comienza a tener un trabajo más tranquilo, con lo que al no necesitar tantas hormonas para hacer ese esfuerzo, esta adrenalina también baja en sangre.

Para el manejo correcto de la técnica es necesaria práctica diaria.

 

Técnicas imaginativas.

En el entorno hay imágenes, sonidos y olores que tienen la capacidad de provocar calma, paz y tranquilidad. Los elementos que provocan estas emociones son distintos para cada persona.

Es importante como primer paso a estas técnicas buscar, indagar y conocernos. Sal y obsérvate ante determinados entornos: en el parque, en el mar, ante un campo abierto. Observa, escucha, huele y estate atento a lo que experimenta tu organismo.

Ejemplo: observa con detenimiento el suave movimiento del trigo en un campo. Detente en esa imagen y analiza que provoca. Como cae la nieve y el suave silencio que provoca cuando llega al suelo, como cae una pluma, la lluvia sobre un charco

La mente tiene la capacidad de recrear imágenes, consiguiendo con ello traer a nuestro organismo la emoción de calma o de relajo que experimenta nuestro cuerpo ante ellas.

Al igual que cualquier otra técnica de relajación es importante la práctica.

Relajación progresiva

(tensión-distensión muscular)

Cuando el organismo está activado dando una respuesta de estrés o de ansiedad, como ya mencionabas antes, está segregando hormonas. Una de ellas es el cortisol, que es el responsable de la tensión de nuestros músculos. Por esa razón tenemos contracturas musculares, nos duele la cabeza, apretamos la mandíbula etc…

Para conseguir que nuestros músculos se relajen has de aprender a conseguir distenderlos con este procedimiento.