Situación del alumnado y familias en la crisis de la COVID-19

psicologo valladolid infantil

En las sesiones de terapia online que llevamos haciendo desde que se decretó el estado de alarma, nos estamos encontrando familias atascadas por la gran cantidad de tareas escolares que desde las plataformas de colegios e institutos se están mandando.
Esta gran cantidad, obliga a los niños, pero también a sus padres a estar durante horas sometidos a unos horarios de trabajo bastante estrictos. Desde el Centro de Psicología Psania consideramos que esta situación es una variable negativa para conseguir gestionar emocionalmente la crisis de forma adecuada.

Cuando al cerebro humano se lo somete a gran cantidad de trabajo que exije: análisis, atención, procesamiento etc.…. se le ha de permitir tener actividades de verdadera desconexión. Nuestros niños están encerrados. No salen, no corren, no están en contacto con otros niños…. Como no bajen el ritmo en la cantidad de tarea escolares tendremos a una  población infantil estresada. Y no estresada de palabra; sino estresada de verdad.

 

El estrés

El estrés es un problema serio, muy serio. En el que el cerebro, aunque ya salió de la situación, seguirá sin poder atender con calidad, ni memorizar, ni pensar…. así que tendremos niños con lapsus de memoria, niños apáticos, niños hipersensibles, con problemas de sueño, etc.

A mayores esta situación supone también una exigencia para los padres que están ejerciendo de padres, de compañeros de juegos, de inventores de actividades recreativas, de profesores de matemáticas, de lengua, de …. Cuando a la vez intentan lidiar con sus propios miedos e histerias dentro de esta situación, con la preocupación respecto a la situación económica durante esta situación y la posterior a la misma; sin olvidar que muchos de ellos ya lidiaban
antes con un sinfín de problemas variados.

Hay que escuchar para poder hacer la mejor gestión de todos y de todo en esta crisis. Es una situación nueva para todos. Se puede errar, como en cualquier situación nueva, nadie nace enseñado; pero hay que saber rectificar a tiempo, ajustar y cambiar.

Porque de ésta se sale si caminamos juntos mirando mucho, mucho al otro.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

5 × 4 =