Programa de entrenamiento en habilidades sociales

entrenamiento en habilidades sociales

Las habilidades sociales son un conjunto de conductas emitidas por un individuo en una situación interpersonal que expresa y recibe opiniones, sentimientos y deseos, que conversa, que defiende y respeta los derechos personales de un modo adecuado, aumentando la probabilidad de reforzamiento y disminuyendo la probabilidad de problemas en las interacciones sociales.

Nuestro equipo de psicólogos en Valladolid consideran que comportamientos aprendidos se pueden mejorar mediante experiencias de aprendizaje adecuadas:

 

Elementos de la conducta

Elementos expresivos

  • Verbales o contenidos del habla.
  • Paralingüísticos o aspectos de la voz: volumen, tono, la fluidez, etc.
  • No verbales: la mirada, la expresión de la cara, los gestos de las manos,la postura del cuerpo, la proximidad al interlocutor, la apariencia personal, etc.

 

Elementos Receptivos

  • Atención prestada al interlocutor.
  • Percepción de los elementos expresivos del interlocutor.
  • Evaluación o valoración de las respuestas sociales del interlocutor.

 

Elementos Interactivos

  • Duración de las respuestas o proporción del tiempo de habla de la persona y del interlocutor.
  • Turno alternante regulado por ciertas señales como el contacto ocular, las variaciones en la entonación, etc.

 

Conductas sociales inadecuadas

  • Expresiones vagas, respuestas monosilábicas, hablar en exceso de uno,muletillas, insultos, etc.
  • Voz temblorosa, tartamudeo, hablar gritando, entonación monótona.
  • No mirar al que habla, inexpresividad facial.
  • Pensar en la respuesta en vez de escuchar al que habla
  • No percibir el tono irónico en los elogios del interlocutor.
  • Evaluar gritos como respuestas agresivas en vez de como señales de nerviosismo del interlocutor.
  • Acaparar la conversación.
  • Hablar simultáneamente, interrumpir repetidas veces.

 

Clasificación de las habilidades sociales

  • Opiniones: manifestar opiniones personales y escuchar las opiniones de otros,tanto positivas como negativas, tanto acuerdo como desacuerdo. Sentimientos: expresar sentimientos propios y recibirlos de otros, positivos como afecto, agrado, etc y negativos como enfado, desagrado.
  • Peticiones: pedir a otra persona que diga o haga algo que desea la persona,como: pedir información, perdón o un favor, y admitir o rechazar peticiones de otros, como aceptar disculpas, negarse o resistirse a las presiones de los demás.
  • Conversaciones: iniciar, mantener, terminar una conversación y participar en las conversaciones empezadas por otros.
  • Derechos: Defender los propios derechos, principalmente cuando otros los infringen, y respetar los derechos de los demás. Por ejemplo: enfrentarse a las críticas, hacer reclamaciones etc.
  • Sentimientos: expresar sentimientos propios y recibirlos de otros, positivos
    como afecto, agrado, etc y negativos como enfado, desagrado.

 

Fases del entrenamiento

1. Educativa

Se expone el modelo de adquisición de las habilidades sociales y la aparición de problemas en las relaciones interpersonales. Se distingue la conducta socialmente habilidosa de la inhibida o agresiva. Y las consecuencias de actuar de uno u otro modo. Al inicio de las siguientes sesiones el terapeuta defina la habilidad social especifica que va a entrenar por (ejemplo, formular una queja) y sus componentes (por
ejemplo, la mirada, los gestos). Resaltando la importancia de dicha habilidad y los inconvenientes de actuar de forma inadecuada.

 

2. Entrenamiento y práctica

  • Instrucciones: el terapeuta da al paciente una descripción de la conducta social habilidosa: “mira a los ojos del interlocutor cuando hables”.
  • Modelado: el terapeuta realiza al paciente una demostración de la conducta social habilidosa. Ejemplo: “fíjate cómo miro yo a tus ojos mientras te hablo”.
  • Ensayo de conducta: el paciente realiza prácticas de la conducta social habilidosa instruida y modelada. Ejemplo: “ahora vas a hablar tú mirando a los ojos de tu interlocutor del mismo modo que has visto como yo lo he hecho”.
  • Reforzamiento positivo: el terapeuta refuerza socialmente la realización adecuada de la conducta social ensayada por el paciente.
  • Retroalimentación: El terapeuta informa sobre los aspectos no habilidosos de la ejecución del paciente. Ejemplo: “el interlocutor ha valorado tu mirada fija como agresiva, vas a repetir la conducta que acabas de hacer, le vas a volver a mirar a los ojos, pero esta vez no le mires tan fijamente”.

3. Práctica en contextos naturales

El terapeuta propone al paciente tareas para casa, es decir, la realización de las conductas sociales entrenadas en situaciones naturales.

 

Tantos adultos, como niños y adolescentes pueden tener una carencia en la habilidad social, pero como cualquier otra conducta se puede aprender con un adecuado entrenamiento.
En ocasiones muestran una falta de habilidad en estas conductas por no haber tenido un adecuado aprendizaje de las mismas. Y en otras ocasiones, puede que éstas conductas socialmente adecuadas si formen parte de su repertorio dándose en unos contextos (por ejemplo en el entorno familiar) pero no en otros (con amigos, con desconocidos, etc).
En estos casos, es frecuente que ante dichos contextos más aversivos para el adolescente o el niño, aparezcan pensamientos y emociones como (“van a criticarme” “seguro que piensan algo negativo de mi” “vergüenza” “miedo a ser rechazado”, etc.) y ante estos eventos privados responden mediante conductas socialmente inadecuadas (se callan, no miran a los ojos, hablan con monosílabos, etc). Estas conductas de forma inmediata les proporcionan cierto alivio, sin embargo a medio y largo plazo genera dificultades en las relaciones sociales (los niños no quieren jugar con ellos, no le invitan a sus cumpleaños, no tienen amigos con quien jugar, compartir risas, etc). Es importante que el adolescente o el niño, aprenda a gestionar de un modo diferente dichas emociones, llevando ellos el mando, y eligiendo responder con conductas sociales adecuadas, en aras de crear relaciones de conexión, de confianza con los otros niños y así tener amigos y compartir momentos.

Puedes solicitar informacíon y concertar una cita con nuestro equipo de psicólogos en Valladolid.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

15 + diecisiete =