Adicciones psicológicas

tratamiento de adicciones

Cuando hablamos de adicciones psicológicas nos referimos a esas situaciones donde la persona ante el impulso, el deseo, las ganas de consumir (puede ser el juego como el uso de máquinas, el móvil, la comida, sexo, etc) se deja llevar por estas sensaciones.

Por este motivo lleva a cabo conductas sin control de las mismas, (totalmente fusionado con esas sensaciones previas) como jugar a las máquinas, comer y consumo de sustancias (cocaína, tabaco, etc), búsqueda y práctica de sexo, etc, consiguiendo con ello de forma inmediata y mediante reforzamiento negativo una disminución de dicho deseo.

A medio y largo plazo, esas sensaciones se intensifican, se potencian, aparecen con más frecuencia y comienzan a aparecer costes en los diferentes ámbitos de sus vidas, dado que invierten mucho tiempo en sus adicciones. Suele producirse un deterioro a nivel laboral o en los estudios,  que en ocasiones desemboca en el abandono de estos. A nivel social afecta invirtiendo menos tiempo en actividades con amigos y de igual manera puede afectar en el ámbito de la pareja.

En ocasiones según la adicción, puede suponer serios problemas económicos.

 

Terapia de adicciones

En la intervención a lo largo de las sesiones con una persona con alguna adicción, es importante el trabajo conjunto para que la persona:

  • Tome conciencia de su propio patrón de comportamiento: qué está sintiendo,pensando/ cómo actúa/ qué consigue con ello/ cuáles son las consecuencias a corto y la largo plazo. Principalmente para tomar consciencia de qué está y qué no está funcionando, de cómo está gestionando esas emociones y el coste en su vida. Hay algunos pacientes que son conscientes de lo que les está ocurriendo y de la no utilidad de sus conductas adictivas, sin embargo otros lo relativizan, o acuden a terapia porque algún familiar se lo aconsejan o les obliga hacerlo. Es importante esta toma de consciencia para que exista un compromiso hacia el cambio.
  • El trabajo con valores, cuáles son los aspectos importantes en su vida. Cuáles son los pilares de su vida. ¿Cómo va la vida ahora mismo? Si es esa la vida que quieren tener. ¿Qué vida quieren tener? ¿Cómo les gustaría verse en un año? ¿Cuáles son las acciones concretas que pueden llevar a cabo para ir en esa dirección? Identificar las conductas en dirección a valor.
  • Aprender a hacer hueco a esas sensaciones y pensamientos, aprendiendo a marcar cierta distancia con ellos, y elegir libremente frente a estos, qué quieren hacer. Si seguir estando bajo las órdenes de dichos eventos privados o hacer algo que vaya en la dirección de lo que quieren reconstruir, de lo que quieren cuidar…..en definitiva en la dirección de lo valioso para ellos. Es importante el entrenamiento en esta habilidad de autocontrol, aprender a tomar distancia y elegir.

 

Técnicas de gestion de la ansiedad y autocontrol

A lo largo de la intervención se utilizan “Técnicas de gestión de la ansiedad y el autocontrol”: a la hora de gestionar la ansiedad se pueden utilizar técnicas como la relajación/respiración, pero principalmente que aprendan a responder a estas sensaciones o a sus impulsos de una forma que lleven ellos el mando en dirección a sus valores. Aprendiendo a identificar estos eventos privados como puede ser: “deseo de consumir, la ansiedad asociada, pensamientos como por una vez no pasa nada, necesito evadirme de este malestar, etc y responder ante estos eligiendo ellos en dirección a sus valores. También es importante cierto control externo, inicialmente es importante la restricción de estímulos externos, por ejemplo el acceso a bebida, a máquinas tragaperras, a otro tipo de sustancias etc. Potenciar contextos donde éstos no estén presentes. Contextos sociales de no consumo. A medida que avance la terapia, es posible la exposición a ciertos estímulos de riesgo sin el consumo de los mismos. Habiendo ya entrenado en el autocontrol a la hora de responder a dichas emociones.

 

Coterapeuta

Algo que también resulta útil es el entrenamiento de algún familiar/amigo que sirva como coterapeuta y le ayude sobretodo en los momentos iniciales a controlarse, a frenarse y que no lleve a cabo la conducta adictiva. Al mismo tiempo que un trabajo en psicoeducación, para que el entorno conozca qué está pasando y cómo puede influir también en ese contexto familiar. Cuando se dan muchas discusiones, también se pueden trabajar en técnicas de resolución de conflictos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

2 × cuatro =